Mejor llegar una hora más temprano que un minuto tarde, dice un dicho alemán. Y los rothenburgueses se lo tomaron muy en serio. O al menos así parece cuando uno mira la fachada de uno de los edificios más emblemáticos del casco antiguo: la Taberna de los Concejales.

 

Este edificio medieval tiene en su fachada no uno, sino tres relojes. El más conocido de ellos es el gran reloj rojo con sus dos ventanas que se abren cada hora para recordar un episodio curioso del siglo XVII, el Trago Magistral. En el medio se puede ver un reloj calendario, que indica la fecha. El reloj superior es un reloj solar, y éste sí que parece estar acorde con el dicho mencionado al principio de este texto: en los meses de verano está una hora adelantado! Su hora concuerda siempre con el horario de invierno; por lo tanto, en el verano, quien se lleve por su hora le hará honores al refrán sobre la puntualidad alemana.

En lo que fue la Taberna de los Concejales funciona hoy en día la oficina de turismo. Los horarios de atención son:

Mayo a octubre: de lunes a viernes de 9 a 18 horas / sábados, domingos y feriados de 10 a 17 horas.

Noviembre a abril: de lunes a viernes de 9 a 17 horas / sábados de 10 a 13 / Excepción: feriados pascuales, abierto de 10 a 15 horas; fines de semana de adviento, abierto de 10 a 17 horas.

Rothenburg Tourismus Service
Dirección: Marktplatz 2, 91541 Rothenburg ob der Tauber
Teléfono: 09861/404-800
Correo electrónico: info@rothenburg.de
Página web: www.rothenburg.de/tourismus

Entre las diez de la mañana y las diez de la noche, a cada hora en punto, se abren las ventanas del reloj central de la Taberna de los Concejales (Ratstrinkstube).

Algo interesante sobre el dicho “Besser eine Stunde zu früh, als eine Minute zu spät”: En la obra shakespeareana “Merry Wives of Windsor”, segundo acto, al final de la escena 2, el personaje Ford dice  “better three hours too soon than a minute too late”… Parece entonces que en Alemania, con el dicho mencionado, se ha imitado la también célebre puntualidad inglesa.