• +49 177 880 7122
  • vivarothenburg@gmx.de

Category ArchiveCorredor de la Fama

Ventana del coro oeste de la Iglesia de St-Jakob

Más que 500 años

Este año se festeja en toda Alemania y alrededor del globo el 500° Aniversario de la Reforma Luterana. Martín Lutero clavó en la puerta de la iglesia de Wittenberg sus 95 tesis y de esa forma dio comienzo a un movimiento histórico que cambió el rumbo del cristianismo. Así, en forma muy categórica, se podría describir el inicio de la reforma. Sin embargo, hay mucho más atrás de una simple efemérides.

Comencemos con recordar que Lutero no fue el primero que intentó reformar la Iglesia Católica: hombres de la talla de Juan Hus en la Praga de fines del siglo XIV, por ejemplo, ya lo habían intentado antes. Sin embargo, el éxito de la Reforma Luterana radicó principalmente en dos factores importantes: el apoyo brindado a Martín Lutero por el príncipe elector de Sajonia y la difusión de las ideas luteranas gracias a la imprenta. Este último factor no es menor: si en aquel entonces hubiera existido Twitter, Lutero hubiera sido un trending topic. Al final de la vida de Martín Lutero, el 70% de las obras publicadas en lengua alemana eran escritos de Lutero, sobre Lutero o en contra de Lutero. Por lo tanto, podemos decir que la reforma fue un boom mediático.

Una de las obras publicadas por el reformador que más éxito tuvo en aquel entonces fue La libertad de un cristiano. Una de las frases contenidas en ese tratado actuó como disparador para los campesinos: un cristiano no está sujeto a nadie. Esta idea significó para los campesinos un argumento para desafiar a las autoridades y luchar contra la opresión. Sin embargo, sabemos que la Guerra de los Campesinos no tuvo un buen final para éstos. Incluso Martín Lutero condenó la rebelión desatada. Otros reformadores en tanto sí se pusieron del lado de los campesinos, como Thomas Müntzer, quien en 1525 fue decapitado tras ser torturado.

Rothenburg ob der Tauber fue una de las ciudades alemanas que rápidamente decidió adoptar el protestantismo, es decir, los miembros del concejo votaron a favor de seguir las ideas de Lutero. Esto significó el conflicto con el emperador del Sacro Imperio Romano Germánico, en ese momento Carlos V.

Aunque Lutero no estuvo nunca en Rothenburg, uno de sus compañeros sí visitó la ciudad a orillas del río Tauber: Andreas Bodenstein, también llamado Karlstadt. Sus ideas teológicas más radicales hicieron que se distanciara de su antiguo amigo Lutero. Aunque los rothenburgueses primero lo recibieron con amabilidad, el concejo de la ciudad se convirtió rápidamente en una amenaza para Bodenstein, quien terminó huyendo: los rumores dicen que una familia amiga lo ayudó a escaparse a través de una ventana que daba a la muralla.

Muy cerca del Jardín del Castillo se puede ver esta casa junto a la muralla, con una placa conmemorando a Andreas Bodenstein: el reformador que huyó de la ciudad, según se cuenta, por las ventanas de esta casa.

Como se puede observar, la Reforma no fue algo que se gestó en un solo día, tampoco fue la obra de una sola persona; fue un fenómeno con muchas aristas. Algunas de ellas pueden ser conocidas a través de la historia de Rothenburg ob der Tauber, cuyos reformadores locales también participaron de la Guerra de los Campesinos.

More Info: Renaissance und Reformation in Rothenburg ob der Tauber (2016), un prospecto informativo editado por Tourismus, Kunst und Kultur der Stadt Rothenburg, Rothenburg Tourismus Service.

Exhibiciones sobre Lutero y la Reforma en Rothenburg ob der Tauber: El Museo Medieval del Crimen presenta hasta fines del 2018 su exhibición Mit dem Schwert oder festem Glauben – Martin Luther und die Hexen – Con la espada o con la fe: Martín Lutero y las brujas. En el Museo de la Ciudad Imperial se puede visitar la exposición Medien der Reformation – Kampf der Konfessionen – Medios de la Reforma: Lucha de confesiones, hasta el 31.12.2017.

Meir ben Baruch: un experto en tiempos sin internet

Por estos días, en Rothenburg se celebra la Semana de la Cultura Judía Le’Chajim – Auf das Leben! Hasta el domingo 22 de octubre se pueden visitar diferentes eventos en un programa que incluye música, cine, danza, visitas guiadas y conferencias. Es que la cultura judía sobresale entre los rasgos más destacados de la historia de esta ciudad medieval.

Documentos históricos atestiguan los comienzos de la primera comunidad judía en Rothenburg ob der Tauber a fines del siglo XII. En muy poco tiempo la colectividad creció y se transformó en un importante centro de referencia para otras comunidades judías del centro de Europa, gracias a la presencia de un notable maestro: el rabino Meir ben Baruch (1215-1283). Cuatro décadas vivió en Rothenburg y con su labor hizo conocer la pequeña ciudad a orillas del río Tauber.

Si había alguna cuestión de carácter controvertido, que una asamblea no podía dirimir con facilidad, la persona indicada para remitirse era el rabí Meir. Su erudición era tal que podía darles respuesta a las más diversas consultas en muy poco tiempo: el mismo mensajero que traía la consulta se iba tras unas horas con la respuesta en la mano. Hoy es posible acceder rápidamente a los textos sagrados incluso a través de aplicaciones para el celular, pero en el siglo XIII sólo herramientas como una memoria prodigiosa y un vasto conocimiento del Talmud permitían resolver asuntos en torno a la vida diaria a la luz de las escrituras. Con esas cualidades, el rabí Meir de Rothenburg llegó a ser una eminencia reconocida fuera de los límites de la ciudad imperial, que envió sus respuestas a más de mil casos en diferentes rincones de Europa.

Hasta hoy permanece el nombre de Meir ben Baruch unido a Rothenburg. El Jardín del Rabí Meir procura rememorar con respeto a esta figura medieval: ubicado en uno de los extremos del segundo barrio judío de Rothenburg ob der Tauber, el pequeño jardín muestra también lápidas procedentes del cementerio judío que se situaba tan sólo a unos metros al norte, dentro del recinto amurallado de la ciudad. Otros testimonios de la colectividad judía medieval son el primer barrio judío -donde se situaba la sinagoga-, la casa número 10 de la actual calle Judengasse -con una mikve para baños rituales-, o el Himno de los Lamentos, esculpido en piedra tras el pogrom de 1298, cuya réplica se encuentra hoy en el Jardín del Castillo.

 

Rabbi-Meir-Gärtchen und Jüdisches Tanzhaus

Casa de Danza Judía – Jardín del Rabino Meir ben Baruch

Pero hay mucho más para aprender sobre la cultura judía en Rothenburg ob der Tauber. Aproveche su visita para descubrir más sobre esta faceta de la historia de la ciudad!

Insider Tip: Un lugar especial para experimentar más sobre la historia judía de Rothenburg es la Sección Judaica del Museo de la Ciudad Imperial, abierto todos los días de 9.30 a 17.30 (de abril a octubre) y de 13.00 a 16.00 (entre noviembre y marzo- horario extendido durante los días del Mercado de Navidad: de 10.00 a 16.00). La Semana de la Cultura Judía Le’Chajim, organizada por el Evangelisches Erwachsenenbildungswerk e.V., cuenta en el 2017 su séptima edición.

Inspiring Pages: Gussman, Oliver (2011), Jewish Rothenburg ob der Tauber – An invitation to take a walk, Haigerloch: Medien und Dialog Klaus Schubert.

More Info: Kluxen, Andrea / Krieger, J (2012), Geschichte und Kultur der Juden in Rothenburg o.d.T., Würzburg: Ergon-Verlag.